Oumuamua, el primer mensajero lejano

Visión artística de Oumuamua (1I/2017 U1)

En 1972 se publicó la novela “Cita con Rama (Rendez-vous with Rama) de Arthur C. Clarke. Esta narra la historia de un objeto que se acerca a gran velocidad desde el exterior del Sistema Solar. En un principio los astrofísicos de mediados del siglo XXI, que es cuando se sitúa cronológicamente la historia, lo toman por un asteroide extrasolar, pero conforme las investigaciones avanzan y el objeto se acerca, descubren que se trata de un cilindro de origen no natural de 50 km de largo y 10 km de diámetro, que es denominado Rama en honor al dios hindú del mismo nombre. La conclusión lógica, es que se trata de una nave creada por una civilización alienígena. Esta, al final abandona nuestro sistema planetario sin reparar, aparentemente, en la especie humana. No obstante, las investigaciones que se han realizado durante su paso ponen de manifiesto que los Ramanes lo hacen todo por triplicado, por lo que la novela deja abierta la hipótesis de la visita futura de dos naves más.

Hasta aquí una historia de ciencia ficción, hasta aquí… porque el pasado 19 de octubre de 2017 el telescopio Pan STARRS 1 emplazado en Hawái localizó un débil punto luminoso moviéndose a gran velocidad que se alejaba del Sol, un objeto que en las semanas previas había pasado relativamente cerca de este, concretamente un mes antes, el 17 de septiembre, y como en el caso de la nave de la novela de Clarke, todo indica que procede del espacio interestelar y que nos abandonara para seguir su camino por la galaxia. Hasta ahí las similitudes, nada de nave alienígena, ni mensajeros cósmicos, solo una roca que probablemente nació a la luz de un sol lejano, aunque eso sí, fascinante porque nunca antes habíamos visto nada igual.

El descubrimiento

Inicialmente se pensó que se trataba de un cometa, pero pronto se vio que no encajaba con el comportamiento esperado de estos, pasando a ser clasificado como asteroide, un asteroide peculiar ya que los cálculos orbitales indicaban que tenía una trayectoria hiperbólica, o sea, venia del exterior de nuestro Sistema Solar. Dicho así la cosa parece sencilla, pero estos cálculos no son fáciles, sobre todo si se tienen pocos datos o estos no son muy precisos. En este caso no había observaciones previas de la fase de aproximación, por lo que había que ser cauto por si la hipérbole orbital pasaba a ser una parábola o una elipse, lo que nos dejaría ante un objeto nada extrasolar. Sin embargo, los resultados arrojados posteriormente por algunos de los mayores telescopios terrestres que se incorporaron al seguimiento como el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO), pusieron de manifiesto que estábamos ante el primer “asteroide interestelar” observado y medido.

Paso de Oumuamua por el Sistema Solar interior

1I/2017 U1, a su paso a través del Sistema Solar. Imágenes tomadas por el telescopio WIYN. Las estrellas de fondo estelar son las débiles, mientras que los círculos verdes resaltan la posición de Oumuamua. Fuente: R. Kotulla (University of Wisconsin) & WIYN/NOAO/AURA/NSF

Sobre el nombre

Su primer nombre oficial fue el de “C/2017 U1”, donde la “C” indica que estamos ante un cometa, cuando esto se descartó pasó a denominarse “A/2017 U1”, aquí la “A” ya nos habla de asteroide. Todo esto es válido para cuerpos del Sistema Solar, y aquí la cosa era diferente, cuando se tuvo claro su origen interestelar era obvio que estábamos ante una nueva categoría de objetos, se le dio así la definitiva denominación de “1I/2017 U1“, aquí la “I” hace referencia al origen interestelar. No obstante, y dado que este objeto era el primero de este tipo, los miembros del equipo del telescopio Pan-STARRS solicitaron a la Unión Astronómica Internacional (IAU), que es el organismo que se encarga de estas cosas, un nombre menos formal, proponiendo Oumuamua, que en hawaiano significa “un mensajero lejano que llega primero”, la IAU acepto.

Como es Oumuamua

Es complicado saber cómo es este asteroide, no hay imágenes detalladas, solo un punto desplazándose sobre el fondo estelar, datos sobre su brillo (fotométricos), y algo sobre su color.

Su brillo se ha mostrado muy variable en un rango mucho mayor que cualquiera de los que hemos visto en sus análogos de nuestro sistema. Esto es una valiosa información, de entrada nos revela que esta roca gira sobre su eje cada 7,3 horas, pero también nos dice cosas sobre su forma, que viene a ser algo así como un gran puro, un objeto alargado con una longitud diez veces superior a la de su anchura, es decir, un ratio en la forma de 10:1.

Esta gráfica muestra cómo Oumuamua varió en brillo durante tres días en octubre de 2017. El amplio rango de brillo, alrededor de un factor de diez (2.5 magnitudes), se debe a la forma muy alargada de este objeto único, que rota cada 7.3 horas. Los diferentes puntos de colores representan mediciones a través de diferentes filtros, que cubren la parte visible e infrarroja cercana del espectro. La línea punteada muestra la curva de luz esperada si Oumuamua era un elipsoide con una relación de aspecto de 1:10, las desviaciones de esta línea probablemente se deben a irregularidades en la forma del objeto o el albedo superficial.

Existe otro factor relacionado con la luz que nos llega de un objeto, este es lo que conocemos como “albedo”, que es el porcentaje de radiación que una superficie refleja con respecto a la radiación que incide sobre la misma, con ello podemos extraer datos como por ejemplo el tamaño. En el caso de Oumuamua se estima que tiene una longitud no superior a 400 metros, por lo que si tenemos en cuenta su ratio de aspecto su anchura no supera los 40 metros.

También sabemos que su color es rojo oscuro, probablemente como consecuencia de la exposición continua a los rayos cósmicos durante millones de años, algo análogo a lo que ocurre con algunos de los objetos más exteriores del Sistema Solar.

Las observaciones también han revelado que es un objeto completamente inerte, sin el más leve indicio de polvo o escombros a su alrededor. Esto sugiere que es sumamente denso, que carece de cantidades significativas de agua o hielo, y con un alto contenido en metales o roca.

¿De dónde viene, a donde va, y a qué velocidad viaja Oumuamua?

Por la dirección de entrada en el Sistema Solar se sabe que viene de una zona situada en la constelación de la Lira, donde esta localizada la brillante estrella Vega, aunque eso no quiere decir que ese sea su origen. Si tenemos en cuenta que viaja a una velocidad de 137.000 km/h pasó por esa zona hace 300.000 años, pero en ese tiempo las estrellas que actualmente localizamos en esa región no se encontraban precisamente allí. Podemos asumir que Oumuamua ha estado vagando libremente por la galaxia, sin ninguna atadura gravitatoria, durante cientos de millones de años, y escapará de nuestro sistema solar a 158.000 km/h hacia la constelación de Pegaso. Su alta velocidad, su reducido tamaño y brillo limitan la posibilidad de poder seguirlo por mucho tiempo.

Hasta aquí lo que sabemos de Oumuamua, que no es mucho, pero sí muy importante por ser la primera vez que vemos algo así, y una cosa es segura, no será la última. Se estima que la frecuencia con que un cuerpo de estas características atraviesa el sistema solar es de uno al año. Un programa de observación adecuado y el aumento de la sensibilidad de nuestros telescopios, será la clave para detectar estos viajeros errantes y solitarios procedentes de la galaxia. Quizás algún día podremos capturar alguno para estudiarlo, una roca formada en otra estrella será una valiosísima información, aunque no se trate de una nave alienígena como en la novela de Arthur C. Clarke. Estemos atentos, pues están por llegar.

Algunos enlaces de interés

Animación de Oumuamua a su paso por el Sistema Solar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s